Región Centro

Córdoba: Comienza a despuntar el uso industrial de nanotecnología

Sección
Economía
Fecha de publicación
19 de junio de 2017

Son pocas las firmas locales que se animan a desarrollar productos con esta tecnología. Si bien hay científicos argentinos en el área, existen desconexiones con el sector productivo.

En 2004 -según publicó La Voz delk Interior- Argentina decidió ungir a la nanotecnología como un área prioritaria para la investigación. El objetivo era fomentar la relación entre científicos y empresarios para lograr productos innovadores. A la fecha, existen 37 empresas que desarrollan algún producto nanotecnológico, según un estudio realizado por Guillermo Foladori (Universidad Autónoma de Zacatecas, México), uno de los mayores conocedores de la situación en América latina.

Cinco empresas son cordobesas, cuya situación es dispar. Algunos proyectos fueron cancelados, pero otros ya se comercializan. Además, hay otras empresas no incluidas en el estudio.

“Fue muy difícil elaborar el relevamiento por la falta precisamente de registro. Pero representa un primer paso para comenzar a investigar”, reconoce. Para el experto, la escasez de nanoempresas se debe a que es un área tecnológica nueva y a que los empresarios locales no arriesgan fácilmente.

Afirma que es difícil hacer un ranking , pero estima que Argentina se ubica en el tercer lugar, detrás de Brasil y de México.

Proyecto exitoso

César Barbero, investigador de la Universidad Nacional de Río Cuarto y del Conicet, trabaja junto con empresas en varios proyectos. Con LH Plast desarrolló bujes hidráulicos con un recubrimiento autolubricante a partir de nanopartículas. El trabajo fue financiado por el programa Nanopymes del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación.

“La empresa ya fabrica los bujes hidráulicos autolubricantes, impregnados con sulfuro de molibdeno, dentro de la línea de su producción”, asegura Barbero.

El referente nacional en nanociencia también trabaja con la empresa riocuartense Bio4 en la mejora del proceso de producción del bioetanol a partir de sorgo. El objetivo fue crear geles nanoporosos para usarlos con enzimas y levaduras durante la fermentación para hacer más eficiente el uso de estos costosos insumos.

Barbero asegura que ya finalizaron los estudios a nivel de laboratorio. “La empresa montó una planta piloto, con ayuda de la Nación, en la que se deberían probar a una escala mayor los resultados de laboratorio”, detalla. También trabaja en el desarrollo de filamentos para impresoras 3D con aditivos que generan propiedades funcionales. “Este proyecto implicará una fuerte participación de estudiantes de la UNRC”, indica.

Barbero reconoce que hay problemas de comunicación con el sector productivo porque maneja tiempos más acotados. Pero destaca algunos beneficios de esta relación: “Hay posibilidades de producir efectos socioeconómicos regionales en poco tiempo y se crean contenidos y motivaciones concretas para los estudiantes”.

Entiende que en los últimos años se ha afianzado el vínculo entre científicos y empresas locales. “Incluso el sector productivo ha comenzado a reemplazar al Estado como financiador”, asegura.

Un ejemplo que naufragó

Fernando Fungo también pertenece a la UNRC y al Conicet, aunque su experiencia no es tan positiva. Junto con la empresa local Silmag desarrolló catéteres antimicrobianos, gracias al agregado de nanopartículas de plata.

Fungo asegura que el desarrollo llegó a buen término, pero que la empresa decidió no avanzar debido a que no existía un nicho comercial para el producto. El siguiente paso sería avanzar en los estudios para lograr la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat).

“Se ha avanzado, pero todavía no existe un convencimiento genuino del empresariado de que la investigación es esencial”, dice.

¿Qué significa?

La nanotecnología manipula la materia a escala de nanómetros.

Un centímetro contiene 10 millones de nanómetros.

Un pelo tiene 50 mil nanómetros de ancho. A esta escala, los materiales adquieren otras propiedades. Por ejemplo, el oro es rojo en la escala nanométrica.

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur