Región Centro

"Las promesas incumplidas de la integración regional"

Sección
Políticas Públicas
Fecha de publicación
9 de marzo de 2018

El libro de José Ortega, Jaquelina Brizzio y Santiago Esposito, Integración Latinoamericana. Experiencias, editado recientemente por la Universidad Nacional de Córdoba, ofrece una reflexión histórica y politológica acerca de los múltiples itinerarios recorridos hasta el presente en pos de la integración regional en América Latina. Esta obra, prologada por la catedrática de la Universidad Complutense de Madrid, Araceli Mangas Martín, ofrece precisiones conceptuales que operan como una linterna que permite guiar al lector en un laberinto de ensayos que se entrecruzan, se bifurcan y con frecuencia se superponen.

A partir de la creación de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina) en 1948, la búsqueda de estrategias económicas concertadas entre los países de la periferia pasó a formar parte de una cultura política compartida por importantes sectores de la dirigencia política latinoamericana. Reciprocidad en la expansión comercial y complementación entre sus sectores industriales con participación inicial del Estado como promotor del desarrollo capitalista, fueron ideas-eje de un imaginario integrador e inclusivo. Su correlato fueron sucesivas construcciones institucionales: Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC-1960), Pacto Andino (1969), Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI-1980), MERCOSUR (1994), ALBA (2004), UNASUR (2008), Alianza del Pacífico (2012), entre las más importantes. Las que tuvieron lugar en los años 60 y 70, incluyendo ALADI, estuvieron condicionadas por la inestabilidad política crónica y las dictaduras. Como recuerda una temprana y lucida encuesta de EdgardoCatterberg–realizada en 1972- acerca de las opiniones de las elites argentinas sobre la creación de un mercado común latinoamericano, sólo el 14 % de los militares argentinos estaban a favor de mecanismos de integración regional. La mirada facciosa y el patrioterismo estrecho primaba sobre los valores de solidaridad e integración para el desarrollo compartido.

A partir de los procesos de transición política de la década del ´80, la idea de integración se vinculó de modo indisociable a la de legitimidaddemocrática: sin ella, no es posible concebir una soberanía compartida entre Estados distintos. La convicción según la cual, los acuerdos de cooperación podían transformarse en acuerdos de integración regional en base a la forja de instituciones, tribunales y organismos jurisdiccionales comunes con capacidad para resolver problemas o litigios entre Estados nacionales, asumió así como premisa que únicamente reglas compartidas pueden conducir a soluciones compartidas. La creación del MERCOSUR fue concebida, en este sentido, como una política de Estado en la que tuvieron un lugar central presidentes de signo político distinto: Raúl Alfonsín y Carlos Menem. Empero, como analizan y explican los autores del libro, “estamos lejos del Mercado Común del Sur”: la desaparición de aduanas interiores, la vigencia de un arancel externo común, el crecimiento virtuoso de la interdependencia y funcionamiento efectivo de sus órganos supranacionales, constituyen aún retos pendientes. La multiplicación, fragmentación y superposición de las instituciones destinadas a “integrar” muestran los límites de los avances realizados.Los investigadores Ortega, Espósito y Brizzio aluden –en las últimas páginas de su obra- al pensamiento mágico latinoamericano, más interesado en los efectos que en los resultados. Es decir, más preocupado por las resonancias que por la eficacia de los discursos y las prácticas políticas. Esa tensión evidencia la distancia entre la política visible (lo que se dice en público y es políticamente “correcto”) y lo que se admite en privado. Saldar esa distancia supone articular democracia con mecanismos de control ciudadano. Solo así podrán comenzar a disiparse las promesas incumplidas de la integración regional.

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur