Región Centro

Santa Fe producirá la pastilla abortiva misoprostol en un laboratorio público

Sección
Políticas Públicas
Fecha de publicación
13 de abril de 2018

Actualmente en Argentina, la droga se fabrica en un solo laboratorio y se vende a 2.800 pesos. La Organización Mundial de la Salud la recomienda para interrumpir un embarazo de manera segura.

Mientras se debate la despenalización y legalización del aborto en el Congreso Nacional, la provincia de Santa Fe está cerca de concretar un proyecto de fabricación pública de misoprostol, la droga que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera esencial para garantizar la interrupción del embarazo de manera segura.

El plan es producirlo en el Laboratorio Industrial Farmacéutico Sociedad del Estado. Para eso, el gobierno provincial armó una mesa de trabajo que evalúa los aspectos técnicos para la fabricación. “Venimos trabajando desde 2014 y a fines del año pasado el proyecto empezó a caminar fuerte. Estamos viendo los aspectos técnicos, administrativos y de logística y hoy podemos decir que las gestiones están muy avanzadas”, informó el coordinador de Salud Sexual y Reproductiva de Santa Fe, Oraldo Llanos.

“Además de los elementos culturales y de salud que están en discusión en el debate de aborto legal, el tema de los insumos es muy importante. Hoy el misoprostol es esencial para garantizar los abortos no punibles en Argentina pero no lo produce el Estado. Consideramos que es un derecho y creemos en la política pública de producción de medicamentos públicos. El mercado no produce lo que no le genera beneficios, como hemos visto que pasa con ciertos medicamentos de tuberculosis. Por eso es necesaria la producción estatal”, explicó el funcionario.

Actualmente en Argentina, el laboratorio privado Beta tiene el monopolio de su producción y comercialización, razón por la cual fija el precio de venta. Hay dos versiones, una vaginal de uso exclusivo en hospitales con servicio de obstetricia y el oral, disponible en farmacias a 2.800 pesos promedio y bajo receta archivada.

La fabricación pública de misoprostol es una de las políticas de Estado incluidas en el proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que propone la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) hasta la semana 14 bajo cualquier causal. La iniciativa es una de las ocho que se presentaron en el Parlamento Nacional y se debate por estos días en un plenario de comisiones en la Cámara de Diputados.

En la primera audiencia que se realizó el martes pasado en el Congreso, el secretario de Salud Pública de Rosario, Leonardo Caruana, contó la experiencia que transitó ese municipio santafesino con la aplicación del protocolo de abortos no punibles en los centros de salud como caso testigo a la hora de pensar la despenalización de la práctica. Para ello, la ciudad comenzó a comprar misoprostol en 2012, lo cual redujo a cero la mortalidad de mujeres por abortos clandestinos, disminuyó las internaciones por complicaciones derivadas de una práctica insegura y no modificó la cantidad de abortos - 600 anuales en promedio -.

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur