Región Centro

Provincias: Tras recurrir al FMI, Macri recibió un moderado respaldo de gobernadores opositores

Sección
Políticas Públicas
Fecha de publicación
11 de mayo de 2018

Mauricio Macri reunió ayer a cinco gobernadores peronistas en la Rosada para pedirles que no critiquen el acuerdo con el FMI y que lo ayuden a salir del momento difícil que atraviesa el Gobierno por la crisis económica.

Los propios gobernadores se sorprendieron de la escasa convocatoria: sólo había cinco de los 24 mandatarios. Estuvieron Juan Schiaretti (Córdoba), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan) y Domingo Peppo (Chaco). Estaban además Rogelio Frigerio y Marcos Peña que, según dijo un gobernador "estaba hecho una seda".

Pegaron el faltazo otros "dialoguistas" como el salteño Juan Manuel Urtubey, que fue papá, y la fueguina Rosana Bertone, esta última por un tema de salud. En la Rosada explicaron a LPO que la reunión estaba programada desde el 2 de mayo, antes de la corrida del dólar y el anuncio del acuerdo con el Fondo. Macri luego recibió en privado al santiagueño Gerardo Zamora y finalmente, una vez en Olivos, al misionero Hugo Passalacqua.

El Gobierno no pudo conseguir aún un respaldo explícito: los gobernadores se retiraron curiosamente de la Rosada sin hacer declaraciones, pese a que la prensa los abordó antes de que abandonaran la casa de gobierno. Según aseguraron en el entorno de un gobernador, hubo un compromiso explícito de no contar lo que se habló.

Macri, al menos, les reconoció que no echaron nafta al fuego: ninguno de los presentes lanzó críticas al acuerdo con el FMI. El presidente les pidió que sigan en esa senda y que no generen ruido interno porque eso afectará la llegada de inversiones. Y les insistió con reducir el gasto público.

En una reunión de una hora y media en la que sólo ofrecieron agua a los invitados, Macri les explicó que el acuerdo con el fondo es necesario para contener al dólar y habló, para sorpresa de los presentes de conceptos como el de la base monetaria. Además explicó que necesitaba la plata para evitar la recesión.

En el Gobierno destacaron que todos los gobernadores que se hicieron presentes en la Rosada van por la reelección y necesitan salir al mercado internacional a emitir deuda. "El ruido político interno no los ayuda", señalaron a LPO en el Ejecutivo.

Lo que no cayó bien entre los gobernadores es que Macri no les ofreció nada. Sólo se comprometió a mantener los 185 mil millones de pesos en obras que están previstos en el presupuesto, pese a que la semana pasada Nicolás Dujovne anunció un ajuste de 30 mil millones en infraestructura.

"Sigamos trabajando juntos que nos quedan dos años de mandato a todos", les pidió el presidente, pero ellos consideran que no están trabajando juntos y que los llaman únicamente en momentos de crisis.

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur