Región Centro

El gobierno quiere que provincias y municipios paguen parte de la obra públicas

Sección
Políticas Públicas
Fecha de publicación
11 de mayo de 2018

Tras el anuncio de un recorte importante de la obra pública y ante las previsibles exigencias del FMI en materia de reducción del déficit, el Gobierno de Mauricio Macri quiere que las provincias y los municipios paguen parte de las obras que Nación iba a financiar.

"Hay obras de infraestructura importantes que las provincias y municipios podamos acordar un setenta-treinta, por ejemplo", afirmó el subsecretario de Gestión Municipal, Lucas Delfino, durante su visita a la localidad santafesina de Funes, donde junto al intendente Diego León Barreto firmaron un convenio para remodelar la plaza principal.

El cofinanciamiento con las provincias y municipios de las obras públicas es una de las alternativas que manejan en el Ministerio del Interior para amortiguar el anuncio que el viernes pasado hizo Nicolás Dujovne, cuando el mercado lo obligó a profundizar el ajuste tras la disparada del dólar.

Si bien el principal objetivo de esta modalidad es reducir al mínimo el impacto de la reducción de unos 30 mil millones de pesos en obras, según calculan en Hacienda, a la vez obligará a los jefes territoriales a volver a sentarse en la mesa de negociación con el gobierno nacional luego del Pacto Fiscal.

Sin embargo, Delfino aseguró que el ajuste no afectará a las obras iniciadas "y si a los nuevos convenios que se pueden llegar a postergar para el año próximo, pero todas las empezadas se van a finalizar".

"Lo importante es comenzar a llevar adelante convenios y programas donde haya aportes de los municipios y de las provincias, teniendo en cuenta que las provincias están recibiendo más recursos que nunca en los últimos 50 años y buscamos alternativas", sostuvo el subsecretario.

Tras el anuncio del recorte en la obra pública, distintos funcionarios salieron a aclarar que las que están en marcha no se detendrán, aunque los efectos en la realidad empiezan a verse. Por caso, Rodríguez Larreta ralentizará la construcción de la nueva autopista Illia y no estará terminada para fin de año, como estaba previsto. Otro ejemplo es en la provincia de Buenos Aires, donde recortarán obras por 8 mil millones.

Otro problema para la Rosada es que el FMI le hizo saber a los funcionarios que viajaron a Washington a negociar el préstamo que la realización de obras vía PPP no es adecuada para la coyuntura actual de la Argentina, porque se trata de "deuda encubierta". El Gobierno apuesta a este programa para que no se frene la obra pública el año próximo, en plena campaña.

Fuente: LPO y La Nación

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur