Región Centro

El presupuesto 2019, la madre de las batallas parlamentarias

El plan contempla un gran ajuste y está diseñado en base al acuerdo con el FMI.

Sección
Economía
Fecha de publicación
8 de octubre de 2018

La discusión del proyecto de presupuesto 2019, que recién comenzó en la Cámara baja, será una de las mayores batallas políticas de este final de año complicado. El gobierno nacional impulsa, en acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, un durísimo ajuste de casi 400 mil millones de pesos para llegar al déficit primario cero y liberar fondos para pagar la creciente carga de la deuda pública que tomó. El rechazo a la iniciativa, que contempla grandes recortes en gastos de infraestructura y transferencias a las provincias, fue uno de los planteos centrales del último paro nacional. Representantes legislativos y líderes ejecutivos de distintos territorios plantearon ese rechazo, junto a la oposición más neta al gobierno nacional. La administración de Mauricio Macri y la directora del organismo multilateral apuestan a la venia de gobernadores y legisladores del llamado opo oficialismo.

El proyecto de presupuesto 2019 se basa en estimaciones macroeconómicas optimistas: una inflación del 23 por ciento al final del año (34,8 por ciento promedio), una caída de medio punto en la actividad económica, un dólar a 40,10 pesos. También promete lograr déficit primario cero. Para eso pasa la tijera por distintos rubros. Los más afectados serán: gastos de capital y obra pública (-7,2 por ciento), subsidios que moderaban las alzas de tarifas (-6,9 por ciento) y transferencias a las provincias (-17,5 por ciento).

En el papel, el gasto primario del Estado nacional crecerá a un ritmo nominal del 24 por ciento en 2019. Dentro de este rubro, el gasto social se expandirá un 32 por ciento, según el proyecto de presupuesto.

Según el oficialismo, el gasto en la seguridad social crecerá 35 por ciento y aumentará 0,2 puntos del PBI (llegando a ser 10,1 por ciento del PBI).

El déficit primario cero no elimina el déficit total. De hecho sube casi un 49 por ciento la partida destinada al pago de los servicios de la deuda. Son casi 600 mil millones de pesos. Este rubro se convirtió en el segundo en importancia del presupuesto. El rojo financiero previsto será de 3,2 por ciento del PBI.

El Centro de Economía Política Argentina (Cepa) analizó el proyecto y, desde el vamos, puso en duda el cumplimiento de las proyecciones macroeconómicas. Por supuesto, las del dólar y la la inflación. Pero también destacan el exceso de optimismo en la previsión de aumento de las exportaciones a 95 mil millones de dólares, el crecimiento del consumo y hasta del endeudamiento. Desde el centro de estudios prevén que superará el 100 por ciento del PBI. También consideran que es optimista el cálculo de pago de intereses, y que ascenderían a 699.075 millones de pesos.

El Cepa observa que el presupuesto recorta partidas sensibles Y enumeró:

• Las jubilaciones crecerían a 37,6 por ciento. "Esto parece muy lógico con una estimación de la movilidad, entre 33 y 37 por ciento; sin embargo, llama la atención la evolución de la Asignación Universal para Protección Social, que se incrementa en sólo 20,4 por ciento", señalan. Esta evolución es inferior a la inflación y diferente a la de las jubilaciones, cuando es la misma fórmula de movilidad. "¿Están pensando en eliminar la movilidad para la AUH?", se preguntaron.

• Los salarios de la administración pública, aumentan 8 por ciento. Con inflación prevista en 23 por ciento, implica una pérdida superior al 10 por ciento.

• Hay también recortes en educación. En las transferencias de gastos corrientes a las provincias la reducción es del 13,5 por ciento. Esto implica que las propuestas a los docentes de cada provincia serían inferiores incluso que las de 2018, y sólo considerando en términos nominales.

• En gastos de capital, el recorte nominal es sensible en energía (59,9 por ciento) y en vivienda (8,9 por ciento).

• Los gastos para planes como Argentina Trabaja, Progresar y otros solo crecen 14,6 por ciento, es decir, muy por debajo de la inflación.

• Otro eje preocupante es la modificación propuesta sobre la regulación de las reestructuraciones de deuda pública, eliminando los requisitos actuales, que obligan a mejorar las condiciones originales, y establecen un eventual canje según "las condiciones imperantes del mercado financiero".

Esta modificación denota que el gobierno está pensando en recurrir a reestructuraciones de deuda y en condiciones no tan favorables.

Durante la presentación del proyecto, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, explicó que la baja de transferencias a provincias representa un 0,3 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI).

Los envíos para Desarrollo Social pasarán de 6.290 millones en 2018 a 5.983 millones en 2019, lo que equivale a una baja del 4,9 por ciento. Y el concepto "otras transferencias" mostrará una baja del 48,2 por ciento. Por el contrario, los giros para las cajas jubilatorias, principalmente, subirán un 21,4 por ciento.

Santa Fe

El gobierno de Santa Fe estimó que pierde 8 mil millones de pesos por fondo sojero, subsidios al transporte, tarifa social.

La diputada nacional por la provincia Silvina Frana advirtió que "este es un presupuesto que lastima a Santa Fe". Y criticó que el presupuesto se discuta luego del acuerdo con el FMI.

"De 2015 a la fecha, hubo una devaluación de 300 por ciento y tenemos una tasa de interés cercana al 70 por ciento. Las tarifas aumentaron entre 700 por ciento y 1.500 por ciento; la inflación acumulada es de 116 por ciento; la actividad económica registra una caída de 6,1 por ciento hasta junio de 2018; el índice de producción industrial registra una caída de 4,3 puntos a julio de 2018; las ventas minoristas registran una caída de 9 por ciento a septiembre de 2018; la caída del Producto Bruto Interno estimada para 2018 es de entre 2,4 a 3,5 por ciento; la apertura comercial que se generó a partir de diciembre de 2015 provocó que el año pasado tuviéramos un déficit comercial de 8.500 millones de dólares y para este año se estima un déficit de 10.000 millones de dólares; el stock de endeudamiento pasó de 240.000 millones de dólares en 2015 a 359.683 millones de dólares, es decir, un 50 por ciento más. A esta altura estamos casi en un endeudamiento del 100 por ciento del PBI", señaló.

La diputada Frana continuó: "La fuga de capitales en esta era superan los 52.000 millones de dólares; la pérdida del poder adquisitivo es de 11,7 por ciento desde noviembre de 2015; aumentó el desempleo y se registran 88.000 puestos de trabajo menos en el sector industrial", aseguró.

unosantafe.com.ar

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur