Región Centro

Córdoba: Los desmontes en 2015 ya acumula 3037,7 hectáreas

Sección
Medio Ambiente
Fecha de publicación
4 de junio de 2015

Un elevamiento oficial sobre el desmonte del bosque nativo ocurrido en marzo arroja otra vez una cifra alta: 1.179 hectáreas de ecosistemas nativos que fueron modificados parcial o totalmente por el ser humano. En 2015 ya se acumulan 3.037,7 hectáreas de monte deforestado.

El informe, publicado por La Voz del Interior, fue realizado por la Policía Ambiental de la Provincia a partir de imágenes satelitales y constataciones aéreas y terrestres. La zona más afectada fue otra vez los Bañados del Río Dulce y la laguna Mar Chiquita.

Entre 2012 y 2015 se deforestaron 21.556 hectáreas, o el equivalente a 24,6 canchas de fútbol como la del estadio Mario Kempes por día, según datos oficiales y de la ONG Guyra Paraguay, que monitorea el bosque chaqueño sudamericano.

De 2004 y hasta la sanción de la ley provincial 9.814 de 2010, Córdoba perdió el 40 por ciento de los bosques nativos del norte y oeste de la provincia por un total de 269 mil hectáreas.

A su vez, antes de 2004 sólo quedaba el 10 por ciento de los 12 millones de hectáreas de bosque que había en Córdoba a principios del siglo 20.

El informe oficial de marzo 2015 indica que en 531,5 hectáreas se realizaron cambio en el uso del suelo, es decir, que hubo desmonte total.

En el resto, se efectuaron labores de desmonte selectivo o rolado de mantenimiento de predios que, por lo general, son usados para la cría de ganado con o sin siembra de algunas pasturas exóticas.

El 95,6 por ciento de los desmontes totales fueron ilegales, mientras que en las labores de desmonte selectivo, el 53 por ciento fueron realizadas sin la autorización de Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos.

La ley provincial 9.814 y su reglamentación regulan las intervenciones parciales sobre el bosque nativo y prohíben el desmonte total, aunque plantean algunas excepciones.

Por esta última razón es que se considera que el marco normativo de Córdoba es inconstitucional al no respetar lo que sostiene la ley nacional 26.331.

Vegetación salina

El departamento más afectado fue Río Seco, en especial en la zona dominada por los Bañados del Río Dulce.

Según la Policía Ambiental, las constantes fluctuaciones en el nivel del agua producen anegamientos de los terrenos bajos que, junto a las variaciones en la concentración salina del agua, sólo permiten las proliferación de matorrales subhalófitos y halófitos (adaptados a suelos salinos) y arbustos.

“Además, se observan espartillares en sitios salinos, sujetos a inundaciones más o menos breves y de escasa profundidad, matorrales bajos en sitios que permanecen inundados casi todo el año y fragmentos de bosques bajos naturales donde las inundaciones carecen de influencia”, señala el informe.

En esta región, los productores pasan el arado para que matorrales y espartillares vuelvan a brotar y las plantas tiernas sirvan de alimento para el ganado. Es una práctica que tiene varias décadas, y que se había abandonado por los años secos, sólo que ahora requiere de una autorización del ministerio.

Resultados del monitoreo

Más allá de la pérdida de ecosistemas nativos, el informe remarca como positivo que la Policía Ambiental ya ha realizado 48 intervenciones por desmonte en lo que va del año y ha secuestrado siete máquinas.

También ha recaudado cerca de 950 mil pesos en concepto de multas, fianzas y otras faltas cometidas en el marco de la ley que bosques nativos.

Desde el ministerio también abrieron un espacio de participación para realizar algunos retoques al actual mapa de bosques nativos que se adjuntó a la ley en 2010.

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur